Proyecto Exitium Z (Copyright: Fernando Cabeza)

Todos sabemos que el género zombie está muy trillado. Bien sea en cine, desde la serie “B” más gore hasta el cine post-apocalíptico de gran presupuesto, pasando por el mundo del cómic, videojuegos, series de TV o literatura. Incluso en Galicia no es la primera vez que se edita un libro sobre este tema, todos conocemos la trilogía de Apocalipsis Z de Manel Loureiro, que tuvo un gran éxito, pero por el resto de la península y otros países hay sagas y sagas del género.

El camarada Fernando Cabeza aporta otro título más del género a nuestras estanterías, pero objetivamente tengo que decir que no es “un título más” del género zombie, es una novela, que además de estar ambientada en Galicia, lo cuál para los que somos de aquí siempre es un valor añadido, aprovecha la situación geopolítica actual, localizaciones reales muy detalladas, mucho suspense, dramatismo, momentos de aventura y acción bastante realistas, y por supuesto esa ambientación propia del género, así como sus conspiraciones y enigmas.

En su página web podéis encontrar más información sobre la misma, así como adquirir el libro en formato ebook o físico, incluso leer el inicio de la historia, pero mientras tanto os dejo con la sinopsis:

“Todo comenzó con aquel extraño accidente aéreo en medio del África negra, que liberó un agente vírico desconocido. En pocos días el patógeno se extendió por todo el planeta, causando una pandemia a escala mundial. La mayoría de países están reaccionando con extrema dureza para frenar la propagación del virus, pero todos los intentos parecen ser en vano. La pandemia se está cobrando millones de muertos día tras día.

Juan es un joven que vive en Carballo, un pueblo gallego situado muy cerca del océano Atlántico. Tendrá que ver, minuto a minuto, como lo que empezó como un incidente aislado se va convirtiendo en una seria amenaza para la civilización. En medio del Apocalipsis se están sucediendo hechos extraños que no dejan claro que el virus haya aparecido de forma fortuita, como se pensó en un primer momento. Todo apunta a que detrás de la pandemia se esconde algo más.”

Poster de "Evil Dead" (2013)

No soy muy partidario de los remakes. Es cierto que hay excepciones, y que en incluso en algunos casos, el remake supera a la película original, aunque lo normal es que sólo sirva para engrosar los bolsillos de ciertos productores con la ley del mínimo esfuerzo, y en el cine de terror en concreto, está siendo muy habitual, desde terror europeo o asiático adaptado a cine yankee, a viejos clásicos reiniciados o “remakeados” con la disculpa de rejuvenecer la saga, aunque casi siempre, queda en evidencia ante su antecesora original. Pero como decía al principio, hay excepciones. Y esta puede ser una de ellas. En un año plagado de remakes y secuelas de cine comiquero y de terror, el lavado de cara de una película (que debido al presupuesto con el que contaba hace más de 30 años nos provoca verla ahora más nostalgia que asco debido a los limitados pero entrañables efectos especiales) puede ser uno de los remakes más acertados en el género debido a que parece mantener la base de la original pero con más presupuesto, el mismo humor negro y mala baba que su original, lo que hará más agradable el visionado para los neófitos de la saga, y nos hará pasar un rato agradable a los fans de esta película (y saga) de culto creada por el ahora de sobra conocido Sam Raimi (“Spiderman”).

Imagen de previsualización de YouTube